Santa Juana de Francia (1464-1505)

1464 : Nacimiento de Juana de Francia, hija del rey de Francia Luís XI y de la reina Carlota de Saboya. En este fin de edad media corre una palabra-maestra : "reforma", reforma de la sociedad, reforma de la Iglesia... Los Estados Generales de 1484 la buscan, así como la asamblea de Tours en 1493. El Rey Carlos VIII entrará en este movimiento de reforma de la Iglesia y de la cristiandad soste­niendo en particular a las Ordenes mendicantes en esta vía. En lo que concierne los franciscanos, la rama reformada de la Orden - la Observancia - participará activamente en esta larga empresa. Los parientes cercanos de Juana, tanto del lado de su padre como de su madre sostendrán a los frailes mendicantes en su esfuerzo de reforma - estos, bien estando muy presentes en la corte. La intuición espiritual de Juana pues, se inserta en todo este contexto que necesitaría más desarrollar.


Retrato de Luis XI y de Carlota de Saboya, Bib.Nac., sala de las Estampas, n°63 t 104 f°120

***

Juana de Francia nace en Nogent-le-Roi el 23 abril de 1464. A los 5 años, la niñita es confiada al cuidado de Ana de Culan, esposa de Francisco de Beaujeu, barón de Lignières en Berry. Allí va a empezar toda su aventura humana y espiritual.J

Un día - tiene alrededor de 7 años de edad - estando en la Iglesia, le parece que la Virgen María le dice en su corazón :

"Antes de tu muerte, fundarás una religión en mi honor y, haciéndolo, me darás gran agrado y servicio" (Crónica de la Anunciada).

Vivirá de esta promesa más de treinta años antes de verla realizarse.

En 1476, Juana tiene 12 años de edad y sufre de una fuerte desviación de la columna. Luis XI, su padre decide casarla con el duque Luis de Orléans que tiene 14 años de edad. Matrimonio político. Los dos jóvenes no son más que peones en el tablero del rey. El joven duque nunca aceptará esta unión de fuerza y, apenas casado, tendrá una vida de gozo y dejará a su esposa.


Grabado de Hazé, 1840, Bourges, reproducida en la biografía de Pierquin de Gembloux, Paris 1840

En 1483 : muerte del rey Luis XI. Juana tiene 19 años. Es una mujer abierta a los otros sobre todo a los más necesitados, conociendo los problemas de su tiempo. En efecto, la educación recibida en Lignières, no la ha cortado del mundo. En la corte, Juana encuentra indiferencia y chismes a causa de los despropósitos matrimoniales y políticos de su marido. Luis de Orléans, en efecto, se ha aliado al duque de Bretaña.

Es la famosa "guerra loca" en 1487 donde Luis de Orléans está vencido y se convierte en prisionero por las tropas de Carlos VIII. Durante el cautiverio de su esposo, debiendo administrar el ducado de Orléans, Juana revelará sus cualidades de corazón y de gobierno.

El 7 de abril de 1498, el rey Carlos VIII muere súbitamente sin dejar heredero. La corona pasa al primer príncipe de sangre, es decir, Luis de Orléans. Siendo el rey Luis XII, su primer acto oficial es pedir a Roma reconocer la nulidad de su matrimonio. Ésta será ratificada por la Iglesia el 17 de Diciembre de 1498. Gran prueba para Juana que la soporta con la luz de su fe.

Separado de Juana, Luis XII le da, en compensación el ducado de Berry. Muy pronto, ella da prueba de su espíritu de iniciativa trabajando sobre varios planes :

- social (cuidado de los enfermos, socorros a los necesitados, acogida a "las mujeres de mala vida "…) ;

- intelectual (fundación de un colegio, becas para estudiantes pobres...) ;

- religioso (reforma de conventos)...

Al mismo tiempo piensa que ha llegado el momento de realizar la promesa oída antiguamente en su infancia, es decir, fundar una orden religiosa dedicada al agrado de Dios por la imitación de María.

Desde su juventud, Juana es guiada espiritualmente por los Hijos de San Francisco de Asís. En 1499-1500, su confesor es pues un franciscano el Padre Gabriel-María. Ella le expone su proyecto naturalmente. Sin embargo, como la Iglesia -después del concilio de Latran (1215) - no alienta el establecimiento de nuevas órdenes religiosas, el Padre se muestra reticente. Pero, llegado el momento, reconocerá el carácter sobrenatural de la promesa hecha a Juana y la ayudará con todo su poder.

Entre 1500 y 1501, reúne en Bourges algunas jóvenes y les enseña los rudimentos de la vida religiosa. Siguiendo las indicaciones de Juana, escribe la regla con que vivirán las futuras anunciadas (1502).

En 1503-1504 tienen lugar las primeras tomas de Hábito y profesiones. La misión de Juana se cumple. Muere el 4 de febrero, después de haber confiado la Anunciada a la solicitud fraterna de los frailes menores.

Desde su muerte, su culto se extiende. Beatificada en 1742, será canonizada por el papa Pio XII, el 28 de Mayo de 1950.