Los  Monasterios  de  la  Orden

 

Los Monasterios

                               

Los monasterios de la Orden de la Virgen María  cons­ti­tu­yen una misma familia monástica unida, según el deseo de Santa Juana de Francia, en la dilección espiritual y la caridad fraterna.

 

La vida de Oración

 "Es la Ciencia de las Ciencias, saber loar a Dios."

(Sta Juana de Francia)

 La Orden es contemplativa. Las hermanas consideran el Oficio divino como una de las principales misiones confiadas por la Iglesia al monasterio y a cada una de ellas.

 
  La belleza de la liturgia, que las hermanas tendrán el deseo de manifestar en la salmodía del Oficio y los cantos de la Misa, será un poderoso medio de apostolado, encomendado por la Iglesia y en harmonía con la vida contemplativa.

El primer apostolado del contemplativo  es " el servicio de Dios en la soledad y el silencio, la ora­ción asidua y una alegre penitencia ".

 


...Es por eso que, además del Oficio, se entregarán generosamente a la oración en silencio, al menos una hora al día....

La vida fraterna

Cada monasterio forma una familia. Sus miembros estarán unidos en una verdadera dilección fraterna que, con el servicio de Dios, es el fundamento de la Orden de la Virgen María.

 

Que las hermanas tengan el cuidado particular de mantener la paz en ellas mismas y en las otras.

 

Que las hermanas tengan atenciones las unas para las otras. Que se ayuden en una comprensión mejor para vivir su vocación, compartiendo sus alegrías y sus penas.

El trabajo, cumplido en testimonio humano de pobreza, tiene valor de asceta y de purificación ; asumido en la actitud humilde de Jesús y María, toma valor de contemplación.
 

El trabajo

Como Cristo y la Virgen han trabajado con sus manos para satisfacer sus necesidades, que las hermanas sean sujetas a la ley común del trabajo.

Que las hermanas den un testimonio colectivo de pobreza.

El monasterio acoge con gusto por breves periodos a personas solas o grupos de jóvenes y adultos buscando un clima marial de oración y la alegría fraterna franciscana.

 

la acogida

 

 La acogida que se sitúa en la línea de la antigua tradición de la hospitalidad monástica responde a una necesidad urgentísima en un mundo en busca de silencio y de soledad. Así, los monasterios favorecerán el recibimiento en espíritu de caridad y delicadeza fraternal.

Zone de Texte:
Zone de Texte:
Zone de Texte:
Zone de Texte:
Zone de Texte:
Zone de Texte:
Zone de Texte: