La pureza

Evangelio según San Lucas, I, 26-37

AI sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamado Nazaret, a una virgen desposada con un varón llamado José de la casa de David ; y el nombre de la virgen era María.

Entrando junto a ella, le dijo : "Salve, llena de gracia, el Señor es contigo". "A estas palabras, María se turbó, y se preguntaba qué significaría tal saludo.

"Y le dijo el ángel : "Deja de temer, María, porque has encontrado gracia ante Dios.

Conce­birás y darás a luz un Hijo, al que pondrás por nombre Jesús. Será gran y llamado Hijo del Altísimo ; el Señor le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob por los siglos, y su reino no tendrá fin".

Maria dijo al ángel :

 "¿ Como será esto, pues no conozco varón ? "

Y el ángel le contestó : "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra ; por eso el niño que nazca será Santo y llamado Hijo de Dios. He aquí que Isabel, tu parienta, ha concebido también un hijo en su ancianidad ; y la que se llamaba estéril está ya en el mes sexto. Porque nada hay imposible para Dios".

Vuelta     Prudencia